Cruce de caminos, intersecciones y rotondas.

1

Cuando éramos más jóvenes, teníamos más agallas para correr riesgos. El cruce de caminos, las intersecciones y rotondas no importaban mucho, porque de alguna manera teníamos la confianza de que en caso de cometer algún error, siempre podríamos dar vuelta en U o encontrar otro camino. A medida que envejecemos, tendemos a ser mas cautos, más calculadores y nos frustramos más fácilmente cuando los resultados no van de acuerdo a nuestras expectativas. Algunas personas, sin importar su edad, tienen más agallas y otras, naturalmente son mas cuidadosas. Algunas no pueden ni siquiera tolerar un pequeño desvío, todo debe ir de acuerdo a sus planes. Así es que el 90% de su tiempo, lo gastan en planear y preocuparse porque las cosas no salieron de acuerdo a sus planes y el 10% lo emplean en la acción. No hay nada malo en esto. Es solamente la elección de la persona sobre cómo vivir su propia vida.

 

Yo creo que soy del tipo opuesto. Si me permito quejarme sobre mi mismo, entonces supongo que es porque no planeo mucho, solamente hago las actividades que corresponden. Por supuesto que a veces es necesario limpiar un poco aquí y allá el desorden pero la mayor parte del tiempo, me siento muy orgulloso de lograr resultados creativos, mismos que jamás anticipé. Como siempre digo, "La vida está llena de posibilidades, si sabemos cómo atraparlas." Al mismo tiempo, admiro a esos colegas y amigos queridos que son capaces de planear tan bien. Me hubiera gustado aprender algunas de esas herramientas y tener entrenamiento de eso cuando era joven.

De hecho, si vemos cada situación y nos vemos a cada uno de nosotros de forma muy precisa, nos daríamos cuenta de que cada uno realmente viajamos muy solos. Casi a diario nos encontramos con un cruce de caminos, una intersección o una rotonda. Cada decisión que tomamos, basada en nuestras experiencias pasadas, nuestras expectativas y nuestros niveles de confianza, nos lleva a un viaje separado. A veces nuestros caminos se cruzan, otras, nos separamos. En algún cruce de camino, intersección o rotonda, es probable encontrarnos, nos saludamos y seguimos el camino ya sea juntos o nos movemos en direcciones separadas. A esto lo llamamos karma y condiciones.
Tenemos accidentes en el camino, tomamos nuestras decisiones ya sea basadas en nuestra propia intuición o en los consejos de alguien más. Cualquiera que sea el caso, nuestro propio destino lo decidimos por nosotros mismos. Realmente no importa hacia donde vamos. Yo siempre digo que tenemos que revisar nuestra propia motivación, eso es todo. ¿Nuestra motivación es dañina o inocua? Las obras hechas con una motivación dañina, al final, nos dañaran a nosotros mismos. Es un bumerang. Aun si no tenemos la gran motivación Bodhisattva de beneficiar a otros, por lo menos hay que tratar de no tener la motivación de dañarlos. El tener una motivación alerta (mindful), es un trabajo de 24 horas por 7 días. Esta motivación será como un auto-navegador que nos mantendrá siempre sobre la pista.

Cualesquiera que sean las consecuencias de nuestras decisiones, hay que tratarlas como experiencias de aprendizaje. Tenemos que modificar y corregir nuestras motivaciones y acciones. Si quieres decirlo en términos del Dharma, la vida misma es una práctica de Dharma. Nuestra vida entera se trata de eso.

He estado en Vietnam por más de una semana. El viaje desde Hanoi la capital hacia aquí Ho Chi Minh, ha sido el más placentero. Veo gran esperanza y futuro del Dharma en este país, no solo por la organización impecable sino también por la motivación desinteresada de todos los organizadores, voluntarios y patrocinadores involucrados en la planeación y ejecución de este viaje. El resultado es muy claro. Mi presencia aquí es solamente con el propósito de apoyar las actividades locales de Dharma y para el beneficio de los vietnamitas. Si estos dos propósitos se logran, mis deseos serán cumplidos. Quiero felicitar a todos los maestros del Dharma y practicantes en Vietnam por sostener las tradiciones transmitidas desde Señor Buda a muchas generaciones de maestros espirituales. Cuando el Dharma se practica, la espiritualidad puede permanecer viva. Desde el fondo de mi corazón, oro para que cualquiera que sea el camino espiritual que cada uno de nosotros elijamos, este debe ser caminado llevando siempre firmemente el interés de todos los seres en nuestro corazón.

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template