Viviendo intencionalmente.

1

Tanto en la historia de la medicina tradicional como en la convencional, hemos leído o escuchado sobre casos de éxito o fracaso. La evolución de la ciencia médica es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos los seres humanos. Muchos medicamentos nuevos se han inventado para hacer frente tanto a las enfermedades incurables como a las nuevas enfermedades. No sólo los medicamentos han evolucionado, sino también los virus y las enfermedades.

 

Admiro el compromiso de la mayoría de los médicos —tradicionales y convencionales— para ayudar a sus pacientes cuando tienen dificultades físicas. A nadie le gusta enfermarse. Enfermarse significa que estás dañado. Incluso si eres muy rico y si tienes muchos recursos y si eres muy capaz, no puedes hacer nada si no estás sano. Por ello, en la mayoría de las sociedades, la profesión médica es muy respetada. Confiamos en los médicos porque nuestras vidas dependen de ellos.


Recientemente, algunas experiencias personales y de mis queridos amigos y estudiantes me han hecho dudar sobre la intención de algunos doctores y hospitales. A algunos de mis amigos y estudiantes les han recomendado operaciones, no porque las necesiten sino porque los médicos o las clínicas quieren que el "negocio" fluya. Siento que actualmente los médicos operan y prescriben medicamentos por la necesidad de incrementar sus ganancias y pagar por un estilo de vida muy admirado por todo el mundo. En la mayoría de los casos de tumores y bolitas, se recomiendan operaciones y casi para todos los casos de cáncer se recomiendan tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Parece que las únicas respuestas a las enfermedades terminales son las cirugías, quimioterapias y radiaciones. En muchas ocasiones las vidas de estos pacientes quedan destruidas por los tratamientos y medicamentos equivocados.

No estoy diciendo que estos métodos convencionales no sirvan o no ayuden. Tengo dudas sobre las intenciones de algunos de los médicos, clínicas y hospitales. ¿Están basadas sus sugerencias de tratamientos médicos en las necesidades de sus pacientes o en sus propios deseos materiales? Por lo tanto, los médicos y aquellos que estudian las ciencias médicas necesitan éstos realmente tener presente en su corazón la curación de sus pacientes o el interés de los mismos debe ser su primera prioridad, las otras razones deben ser secundarias.

En cualquier cosa que hagamos, como siempre digo, debemos verificar nuestra motivación. Algo que parece benéfico puede terminar siendo perjudicial simplemente por tu motivación egoísta. A mí me da miedo salirme del carril porque, como los médicos, los maestros espirituales tenemos la responsabilidad de cuidar la salud espiritual de las personas y los seres que creen en nosotros. Si únicamente buscamos ganancias materiales y éxito en esta vida y si no creemos en la causa y el efecto y en las vidas futuras,podemos, desde luego, hacer cualquier cosa por nuestro propio bien sin ninguna consideración por los demás. La mala noticia es que esto no es la ley universal. La ley universal está basada simplemente en el karma, en los hechos y sus efectos, que a veces pueden ser tan complicados que en ocasiones hay casos fuera de nuestro control. No tenemos control respecto a lo que hicimos en el pasado. A veces estamos ocupados deshaciendo o pagando deudas de vidas pasadas que ni nosotros mismos podemos siquiera recordar.

Nuestras acciones tienen que estar gobernadas por la intención de hacer el bien a otros y de dar un buen ejemplo para que otros lo sigan. Siempre que pienso en esto me siento triste. Manejar nuestros deseos y mantener encarrilada la intencionalidad de nuestros pensamientos es un trabajo de tiempo completo. Nuestra mente es muy salvaje. Me gusta la frase "perder la cabeza" —losing our mind—, porque tan pronto surgen nuestros deseos ardientes, siempre perdemos nuestra la cabeza.
Cualquier cosa que hagamos, debemos pensar y reflexionar una y otra vez: ¿estamos haciendo las cosas para beneficiarnos únicamente a nosotros mismos sin que nos importen los demás? ¿Estamos listos para aceptar las consecuencias? La vida es, por supuesto, muy desafiante. El ambiente externo puede ser muy difícil, pero es más difícil encargarnos de nuestra mente. Si logramos mantener nuestra mente encarrilada, esto tiene como resultado una vida exitosa y fructífera.

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template